Experiencia de Marcela Vilariño en Peris Costumes

A todos aquellos que nacimos en los confines del continente americano  la palabra  “DISNEYWORLD” se nos registró en el imaginario como adjetivo superlativo…fantasía de un mundo increíble, único, universal, umbilical, utópico…

Ese adjetivo fue todo  lo que precisé para intentar  contarle a mi equipo de trabajo lo qué  es Peris Costumes :

”el Disneyworld de las vestuaristas, figurinistas, diseñadores de vestuario” o como quieran llamar a esta profesión que amo…

En 2017 el proyecto  “No llores por mí Inglaterra”, con el director Néstor Montalbano  tuvo la mejor resolución de vestuario en Peris Costumes.

Película ambientada en 1806 y 1807 cuando ocurrieron las invasiones inglesas a Buenos Aires, capital del Virreinato del Río de la Plata, colonia de la corona española entonces.

Una ficción irónica y humorística sobre este hecho histórico involucrando al fútbol (recién reglamentado en 1863), en  el histórico  mundial de 1986, Maradona, mano de Dios, barrilete cósmico.

Mundo a recrear el colonial, más los ejércitos invasores y defensores .Iimposibles de rentar e inabarcable de realizar (en tiempo y presupuesto), sumando el mundo ficcional del futbol: indumentaria deportiva completa (creación de camisetas, pantalones, botines), con identidad local y nacional que sería diseñada y realizada sí o sí.

Fue entonces que la jefa de producción, Marcela Ávalos propone conectarnos con Peris Costumes.

Todo a partir de allí fue un maravilloso encuentro, trabajamos por email en un frenético ida y vuelta de mis presentaciones con el estilismo, la paleta de colores y texturas  para cada personaje, cantidades de  uniformes de los distintos ejércitos ingleses y españoles, rangos y tamaños , accesorios, sombreros y calzados.

Hasta mi llegada en la semana del 10 al 15 de octubre donde me esperaban con todo lo chequeado por email listo en enormes percheros  y la amorosa disponibilidad de Miguel primero y de la talentosa Eva Galvache, que no descansó el feriado del 12 de octubre y estuvo a mi lado con una misma pasión para que tuviera el vestuario más precioso a utilizar en una semana. Siempre una argentina aparece y conocí a Myriam Wais quien redoblo esfuerzos para mi comodidad, invitarme a una premiere, mimarme.

Sí, tuve el privilegio de ser tratada como una reina, estuve primero en la sede de Madrid centro donde empezó mi admiración, para luego ser llevada a las naves de Algete donde me sentí una Cenicienta en el más bello palacio.

Allí donde hoy tienen una nave de ropa contemporánea, una de joyería, otra de zapatería  y cada vez más; en fin no han parado de crecer y brindar excelentes servicios a colegas de todo el mundo.

El “disneyworld” me ha quedado pequeño.

MARCELA VILARIÑO www.vilarinomarcela.com.ar

No llores por mi Inglaterra